Idiomas Disponibles
| | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | |

martes, 24 de junio de 2014

Nº 78.- HISTORIA: EN EL VIEJO REINO DE LEÓN, NACIÓ CASTILLA.

No es de Castilla como territorio o división política de lo que quiero ocuparme, sino de su espíritu, el conocido como “espíritu castellano”.

El embrión de este espíritu tuvo que ver con un acontecimiento que se produjo en el último cuarto del Siglo IX en una franja que, desde los Montes de León, discurre hasta el llano jalonada por las fértiles vegas del Esla, del Porma, del Órbigo y del Carrión.

Concurrieron en este territorio y en este tiempo tres culturas, las tres cristianas pero de muy distinto carácter:

* La fuerza conquistadora astur venida del norte, acaudillada por Alfonso III con su impronta de ambición, destreza y vigor.

* El componente mozárabe, que subió desde el sur con los monjes, portadores de la cultura romana que mantenían muy viva, así como de los saberes cultivados en Al Andalus, su arte, sus costumbres y sus devociones.

* La corriente continua de peregrinos que, desde todos los puntos de la cristiandad (entonces reducida al sur y centro de Europa) caminaban desde el Este hacia el Oeste, abriendo a su paso los ojos de los habitantes de estas recias tierras, hacia otras realidades, generando a su paso una coalición del poder espiritual y temporal con el común propósito de favorecer su llegada a Santiago y su retorno.


La confluencia de estas tres fuerzas produjo el germen de este espíritu genuino, que, andando el tiempo, impulsaría la conquista de un nuevo mundo pero que, he aquí lo admirable, nació en el viejo Reino de León en torno a los Monasterios de San Pedro de Eslonza, San Miguel de Escalada, Sahagún, Carrión de los Condes, etc...

             LEER MÁS: DOCUMENTO COMPLETO

No hay comentarios:

Publicar un comentario